El caso de Silvia y la dieta disociada.

Qué bueno es encontrar una dieta con la que encontrarme bien. Con el menú de la dieta disociada ya no cambio este régimen por ningún otro. Cuando comencé con la dieta me guié mucho por la tabla recomendada, en la cual se señala específicamente que alimentos se pueden consumir de forma conjunta. Los primeros días no rompí mi regla de oro “ante la duda abstente”, esa es la frase que me dije a mi misma. En los casos, en los que no sabía si una combinación de alimentos estaba permitida o no simplemente prefería no comerlo.

A medida que fueron pasando los días me aprendí de memoria los grupos de alimentos y lo que podía combinar. Cuando soy yo misma la que cocina, no tengo problema y sé exactamente que ingredientes lleva cada plato, sin embargo en ocasiones como en restaurantes o donde amigos, en estos casos muchas veces prefiero no comer los platos desconocidos por temor a combinar mal los alimentos. La buena noticia es que soy fanática de las verduras y las ensaladas, es por esto que siempre encuentro algo que puedo comer.

En la sección de recetas se pueden encontrar sabrosas recetas para cocinar cuando uno se encuentra realizando una dieta disociada. Esto me facilito muchísimo poder programarme y armar un plan de comida semanal. Cada semana me acostumbré a realizar una compra grande, para toda la semana ya teniendo en cuenta las recetas que pensaba preparar. Con una buena programación, de platos que me gustan mucho, tampoco entro en tentación de comer otra cosa. Así se ha aliviado mucho el hecho de realizar una dieta y cumplir con mi plan.

¿Crees que es un artículo interesante? Compártelo en las principales redes sociales. ¡Compartir es vivir!

Infórmate sobre la dieta disociada , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>