El mal humor durante la dieta disociada

Durante las dietas suele suceder que las personas sufren de cambios de ánimos.  Este tema debe ser conocido por todo aquel que desea realizar una dieta específica. Esto sucede debido a que el cuerpo no recibe una alimentación equilibrada, es decir tiene una carencia específica de vitaminas o minerales. Así mismo, quienes planean hacer la dieta disociada deben informarse acerca de los nutrientes que necesita su cuerpo.

La falta de vitaminas y minerales se manifiesta por medio de síntomas de desagrado, irritación, nerviosismo, cansancio, falta de atención, falta de memoria, desconcentración y mal humor. Esto se debe a que el cerebro utiliza alrededor del 20% de las energías que recibimos a través de la alimentación. De esta manera si la alimentación no es rica en vitaminas y minerales, la calidad de la energía que recibe el cerebro tampoco lo será.

En caso de sufrir de mal humor durante una dieta es bueno reanalizar lo que se está comiendo y ver si se deben incluir más o nuevos nutrientes en el plan de comida. Algunos componentes de los alimentos tienen características especiales que permiten el funcionamiento del cerebro y las neuronas.

Especial atención se debe poner en no dejar de consumir glucosa, que es el principal nutriente que utiliza el cerebro. La glucosa se encuentra con frecuencia en los alimentos ricos en hidrato de carbono. Es importante que la dieta, sea cual sea, incluya comidas ricas en hidratos de carbono. En este post podéis encontrar un menú de la dieta disociada para daros una idea de cómo combinar los alimentos. Alimentos en los cuales se encuentra glucosa son el pan, los cereales, las pastas, patatas y legumbres. También son ricos en glucosa las frutas y en general los alimentos dulces.

Otro factor importante en el estado de ánimo, también durante las dietas, es el sueño.  En caso de presentarse falta de sueño suele desencadenarse el mal humor y la falta de ganas de hacer cualquier cosa. Para la reanimación es frecuente acudir a alimentos que contengan ácidos grasos esenciales ya que estos aportan desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro. Los ácidos grasos se encuentran en aceites de semillas, en frutos secos, cereales y el germen de trigo.

¿Crees que es un artículo interesante? Compártelo en las principales redes sociales. ¡Compartir es vivir!.

Infórmate sobre la dieta disociada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>