El hambre, principal enemigo al hacer dieta.

Si estás siguiendo la alimentación disociadau otro tipo de régimen para adelgazar, este post no tiene otro fin que el apoyaros y daros ánimos, ya que hay ocasiones en la que se esta al borde de abandonar la dieta por falta de ánimos o de voluntad.

Basándome en mi propia experiencia os puedo contar que lo peor de hacer dieta es el hambre. Al comienzo de ella no se nota pero cuando ya llevamos unos días con el régimen empieza a aparecer. Con el hambre aparecen también la ansiedad y el mal humor por lo que ya tenemos la combinación perfecta para tirar todo el trabajo por la borda y no cumplir los objetivos.

Por propia experiencia puedo decir que a lo largo de mi vida he aprendido algunos truquillos para no pasar hambre. Algunos ya los conoceréis, pero los comparto con vosotr@s para que os sirvan de ayuda.

El desayuno ha de constituir por sí sólo la mitad del aporte calórico de la jornada. A mi esto me ayudaba mucho a afrontar el día de mejor humor. Yo siempre hacia un desayuno fuerte con la tranquilidad de que lo iba a quemar durante el resto del día.

El tentempié de mediodía. Esa costumbre tan española de tomar el pincho a mi me venia muy bien para evitar llegar a la hora de la comida con un hambre de caballo. Claro esta que el “pinchito” tiene que ser algo saludable como una pieza de fruta, un poco de jamón cocido o pechuguita de pavo.

En la hora de comer siempre me organizaba mis comidas de modo que complementaba algo de vegetales, algo de proteína y algo de cereales. Las verduras tienen un alto poder saciante (te quitan el hambre) y no engordan. Para planificar vuestras comidas y saber que combinaciones podéis hacer y cuales no, podéis consultar la tabla. Como ya hemos hablado con esta dieta se puede comer de todo, aunque combinándolo bien.

En la merienda hacía lo mismo que con en pinchito de las 11. Algo sano como una pieza de fruta me ayudaba bastante para llegar a la cena con un hambre “normal”.

Las cenas las hacía ligeras, ya que con las cenas copiosas me costaba conciliar el sueño. En la cena, como en la comida, consultaba la tabla de la dieta disociada y me cocinaba algo de verdura y algo de proteína.

animo dieta disociada

¡Mucho animo!

Infórmate sobre la dieta disociada

1 comment


  1. Roberto

    Gracias por los consejos y los animos María!. Me parecen muy interesantes los artículos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>